91 214 73 38

Cómo construir un armario empotrado con puertas correderas

Los armarios con puertas correderas son un clásico en las habitaciones. El motivo principal es lo práctico que resulta este sistema de apertura. La cuestión es saber cómo construir un armario empotrado con puertas correderas.

Elementos que hay que tener en cuenta

Para saber cómo construir un armario empotrado con puertas correderas debes comenzar por conocer las partes esenciales de este sistema de almacenaje.

Las puertas correderas resultan muy prácticas porque las hojas se deslizan de manera paralela a la pared, aumentado el espacio útil de la habitación. Además, las puertas se deslizan hacia ambos lados facilitando el acceso al interior.

Así pues, los elementos esenciales de un armario empotrado son:

  • Paneles para las hojas del armario
  • Guía superior e inferior para las puertas
  • Perfil en H
  • Perfil de cierre inferior y superior
  • Ruedas
  • Cepillo
  • Herrajes y tirafondos
  • Embellecedor de la guía inferior
cómo construir un armario empotrado con puertas correderas

Ensamblaje del armario

Saber cómo construir un armario empotrado con puertas correderas, significa sobre todo saber cómo ensamblar las piezas y, en concreto, las puertas.

En este tipo de armario el sistema corredizo es lo más complicado. La construcción de la estructura es similar al de cualquier armario. Una vez tomadas las medidas, hay que ir cortando los paneles e irlos uniendo para que la estructura quede sólida y firme.

Al medir los paneles para las puertas corredizas hay que tener en cuenta que se les tiene que poner las ruedas para que se deslicen y hay que introducirlas en las guías por las que se desplazarán.

Después hay que medir y cortar los perfiles y ensamblarlos con el resto de la estructura. Una vez que tenemos esto llega el momento de colocar los herrajes en las puertas y después colocar las ruedas. Lo siguiente será colocar los cepillos decorativos en los perfiles para que al abrir y cerrar las puertas no choquen con la estructura.

Por último, colocaremos el embellecedor de la parte inferior, encajeremos las puertas en los carriles y solo queda ajustar las ruedas con ayuda de un destornillador para que la puerta se deslice con suavidad.