91 214 73 38

Frenos para puertas correderas de armarios empotrados

Uno de los complementos de un armario que no hay que olvidar son los frenos para puertas correderas de armarios empotrados. Estas piezas pueden ser clave para prolongar la vida de estos muebles.

¿Son imprescindibles?

Lo cierto es que los frenos para puertas correderas de armarios empotrados no son piezas imprescindibles. Un armario corredero puede funcionar perfectamente sin este elemento, porque las puertas correderas ya están diseñadas para deslizarse por los raíles de manera segura y con suavidad.

Sin embargo, el uso diario es normal que vaya provocando el desgaste del mecanismo. A esto hay que añadir que, sin querer, en el día a día los carriles se vayan ensuciando; caen pequeñas partículas, arenillas, pelusas… Suciedad que se va acumulando y que hace que el recorrido de la puerta no vaya tan suave.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que la intensidad del uso diario hace que las puertas sufran pequeños desajustes que pueden acabar provocando que la puerta se deslice más rápido y choque.

Frenos para puertas correderas de armarios empotrados

Una manera de alargar la vida de tu armario

Para cuidar el buen funcionamiento de estos muebles es recomendable incorporar frenos para puertas correderas de armarios empotrados.  

En realidad, la mayoría de los profesionales incorporan los frenos en este modelo de armarios. Esta pieza lo que hace es ralentizar la velocidad con la que la puerta llega al final, evitando que dé un golpe que haga rebotar la hoja y que a su vez provoque otro golpe.

De esta manera se consigue cuidar el mecanismo de apertura y cierre y alagar la vida útil del armario.

Diferentes modelos

Dentro de los armarios empotrados de puertas correderas hay muchos modelos o más que modelos, tipos según el tamaño y grosor de las hojas. Este factor es el que determinará el tipo de freno.